Optimista, creativo, entusiasta y autentico, así era Thomas Hoffmann, un excéntrico artista de origen alemán que marcó un antes y un después en el mundo del diseño y los colores.

En 1985 tras su exitoso trabajo como diseñador y decorador en reconocidas empresas alemanas, Tom lleva a cabo la primera exposición de sus obras, que muestra una serie de estatuillas creadas en diversos materiales.

En 1988 aprovechando su gran talento y creatividad, Tom decide fundar junto a su compañero Arnö Muller, Tom´s Company, donde desarrollan sus propias colecciones de objetos de diseño para interiores, donde mezcló diferentes estilos como: Cottage, Colonial, Contemporáneo, Hierro forjado y Asiático. Gracias al éxito de estas colecciones Toms Company logró consolidarse en el mercado rápidamente.

Fue en el 2001, a raíz del terrible accidente que azotó Nueva York el 11 de septiembre, cuando Tom se inspiró para crear un par de estatuas y adornos para regalar a sus amigos por navidad y animarles a sonreír una vez más. Éste fue el nacimiento de Toms “Drag Collection”.

Tras esta iniciativa Toms Drag Company se convirtió en una marca de renombre y fama mundial con unos diseños interesantes y peculiares, decorados con brillantes y múltiples adornos. Sus diseños son piezas únicas elaboradas por talentosos artistas, creadas en diversos materiales de primera calidad, como marmolina, que es el resultado de la mezcla de mármol y resina sintética, madera, fibra o metal. Todas sus piezas están pintadas meticulosamente a mano en vivos colores y cada una de ella son una verdadera obra de arte.

Tom Hoffman fue un artista que vivía la vida a tope, sus obras alegres, excéntricas, coloridas y un tanto atrevidas reflejan la naturaleza juguetona de Tom y el humor de buen corazón.

Thomas Hoffman falleció tristemente en febrero de 2012, pero permanecerá vivo a través de su colección Drag que tanta alegría y fuerza ha dado a tantas personas alrededor del mundo.

Afortunadamente Tom dejó muchos bocetos y conceptos inéditos que Arnö Muller y su equipo nos siguen presentando en sus colecciones.

Cada pieza Drag lleva un logo y un certificado autenticidad lo que asegura que el objeto es original y van muy bien presentadas en caja.